4 PASOS PARA TENER EL COCHE A PUNTO PARA VACACIONES

coche a punto para vacaciones

4 PASOS PARA TENER EL COCHE A PUNTO PARA VACACIONES

Se acercan las vacaciones, y con ello los largos viajes en coche. Para evitar cualquier problema o altercado, a continuación, te damos 4 pasos para tener el coche a punto para vacaciones.

 

Tener el coche a punto para vacaciones

Pese a que tu vehículo debe estar siempre en perfecto estado, sin olvidar las revisiones y los cambios periódicos que necesita, cuando llega el verano y se necesita utilizar en viajes de muchos kilómetros, es el momento en el que mejor debe estar tu vehículo.

 

El limpiaparabrisas

Parece una parte no tan importante, pero realmente pueden ocasionar grandes problemas.

No tenerlos puede suponer una pérdida casi total de visión.

El momento adecuado para cambiarlo es cuando sientas que raspan el cristal o cuando no limpien como deban. El truco para saberlo es si escuchas ruidos y deja marcas haciendo el barrido del agua.

Además, no olvides revisar el nivel del lavaparabrisas.

 

Las luces

Uno de los pasos principales para tener el coche a punto para vacaciones es comprobar que el alumbrado del vehículo funciona en plenas condiciones, es decir, que no hay ninguna bombilla fundida o están mal reguladas, ya que puede deslumbrar a otros.

Si en el proceso ves que alguna de las luces está fundida, el cambio de las bombillas suele ser sencillo e incluso el fabricante en la documentación del vehículo suele explicar cómo se puede realizar.

 

Los neumáticos y los frenos

Los neumáticos es una parte fundamental para tener el coche a punto para vacaciones.

El procedimiento es sencillo, simplemente comprobar que las ruedas que están instaladas y la de repuesto se encuentran con la presión que el fabricante marca dependiendo de las condiciones de carga del vehículo.

El fabricante suele colocar una pegatina en el coche para saber que presión necesita cada rueda, podrás encontrarla en la tapa del depósito o en la puerta trasera, normalmente.

Además, en este proceso se necesita comprobar que no hay abultamientos ni desperfectos graves en las ruedas.

Y, principalmente, comprobar que el dibujo de los neumáticos tiene una profundidad de un mínimo de dos milímetros. El truco para ver si esto es así, es tan fácil como comprobarlo con una moneda de un euro, estará bien si el aro exterior de la moneda entra dentro del dibujo.

 

Por otro lado, los frenos son complejos de controlar por parte del conductor, y más para cambiarlo, pero lo que se debe tener en cuenta es cómo se realiza ese frenado.

Si notamos que la distancia de frenado aumenta o si conduciendo a velocidad media la frenada no es acorde a la presión que ejerces, es hora de renovarlos.

 

Motor: el líquido refrigerante y el aceite

Son los controles que más extendidos se encuentran entre los conductores, pero, reconócelo, ¿hace cuánto que no lo compruebas?

De manera rutinaria, no solo para tener el coche a punto para vacaciones, el aceite del motor y el líquido refrigerante deben comprobarse para evitar que el vehículo acabe en el mecánico con alguna avería mayor.

Por ello, es tan sencillo como comprobar el nivel de aceite, y mantenerlo a una cantidad adecuada, de la misma manera que con el líquido anticongelante.

 

Si llevas mucho sin conducir, y no sólo necesitas poner a punto tu vehículo, sino también tu conducción, puedes realizar clases de reciclaje con nuestros profesores en Autoescuela Villaverde.

¡Todo perfecto para disfrutar del verano!

Compartir este contenido